Chica enferma embarazada

Cuando inevitablemente te da una tos seca, innumerables dolores y molestias, y un caso grave de gripe, ¿qué puedes tomar?

Aquí te decimos cómo actuar para navegar la temporada de resfriados y gripe con un bebé a bordo.

Recibe la vacuna adecuada

Primero es lo primero: Es muy recomendable que las mujeres embarazadas reciben la vacuna contra la gripe.

La gripe en el embarazo es una enfermedad respiratoria que causa fiebre, tos y congestión, no es algo con lo que se pueda jugar.

Las mujeres que están embarazadas y tienen gripe corren un mayor riesgo de complicaciones graves, en esa lista de posibles repercusiones incluye neumonía, insuficiencia renal, inflamación del cerebro, parto prematuro e incluso la muerte.

La buena noticia es que la vacuna es segura durante todo el embarazo.

Asegúrate de solicitar la inyección, que está hecha de un virus inactivado, y no la vacuna en aerosol nasal, ya que está hecha de un virus vivo y no se recomienda su uso por mujeres embarazadas.

Conoce con lo que estás lidiando

Chica embarazada con termómetro en mano

 

Con la gripe, los síntomas (que incluyen dolor de garganta, pérdida de apetito, fiebre, congestión, tos y dolores) aparecen de manera bastante repentina.
Si llegas a contagiar a tu pareja o familiares que vivan contigo, que es algo que puede pasar, es mejor que tomen la dosis de antifludes adecuada para ellos, así reducirán los síntomas, podrán aliviarte rápidamente y seguirán con su día a día como si nada. 

Dolor y fiebre

No es una advertencia de que las mujeres deben mantenerse completamente alejadas del paracetamol cuanto tienen gripe en el embarazo.

También debes evitar tomar ácido acetilsalicílico (aspirina) durante tu segundo y tercer trimestre, ya que inhibe la función plaquetaria y puede contribuir al sangrado materno y fetal.

Para esto puedes recurrir a los remedios caseros y los cuidados necesarios para cuidarte en época de frío.

Oler y estornudar

Ninguno de los antihistamínicos de primera generación más antiguos ha demostrado aumentar la probabilidad de defectos congénitos cuando se usa en cualquier momento del embarazo.

Los antihistamínicos más nuevos, que incluyen cetirizina, desloratadina, fexofenadina y loratadina, a menudo son preferidos por las mujeres porque no causan somnolencia.

Nariz tapada

Los descongestionantes, como la pseudoefedrina y la fenilefrina, se consideran seguros cuando se toman durante unos días, no más de una semana.

Hay varios estudios de cohortes que no mostraron un mayor riesgo de defectos de nacimiento cuando se usaron descongestionantes orales durante el embarazo.

Los aerosoles nasales se consideran relativamente seguros cuando se usan bajo la dirección de un médico, pero se debe advertir a las mujeres que tienes gripe en el embarazo que no los tomen por más de tres días, ya que el uso prolongado puede empeorar la congestión.

Alivia tus síntomas

Aunque parezca obvio, algunas de las mejores formas de aliviar los síntomas son descansar y comer alimentos nutritivos.

Por eso es importante escuchar a tu cuerpo y tomarte un tiempo extra para practicar el autocuidado.

Bebe muchas bebidas calientes para mantenerte hidratado y disminuir tu congestión. Si bien parece un cuento de viejas, en realidad funciona.

Un estudio de la Universidad de Cardiff en Gran Bretaña demostró que las bebidas calientes son mucho mejores para aliviar la secreción nasal, la tos, los estornudos, el dolor de garganta, los escalofríos y el cansancio en comparación con las bebidas a temperatura ambiente.

Verás que siguiendo lo que acabamos de explicarte, tú y tu bebé estarán bien de salud. ¡Compártelo con todas tus amigas embarazadas!