chica con guantes y pañuelo tapandose la cara con fondo invernal

Los investigadores han descubierto que las estaciones afectan la actividad genética: casi una cuarta parte de nuestros genes difieren según la época del año, con algunos más activos en invierno y otros más activos en verano.

Hay algunas teorías curiosas que hablan de este fenómeno, que, si te ha tocado, te recomendamos que uses antigripales para las molestias, ya que el campo farmacéutico nos dan unas buenas soluciones a este malestar común.

Una explicación probable es que en verano las personas tienen más probabilidades de estar fuera de casa.

En invierno, todos nos alejamos del clima frío en espacios confinados con un sistema de calentamiento de aire que recircula el aire de aquellos que tienen el virus que causa el frío.

Otra muy popular es que la disminución de la luz ultravioleta durante el invierno debido a la luz del día acortada. Los virus son muy sensibles a la luz ultravioleta ya que destruye su ADN; es decir, menos UV en invierno, más virus de resfriado.

Si bien la disminución de la ventilación aumenta efectivamente la cantidad de virus en el aire, dado que los virus que causan enfermedades respiratorias se transmiten en el vapor de agua que tosimos y estornudamos desde el tracto respiratorio.

Condiciones ideales para producir miles de millones de partículas de virus.

chica con gripe en fondo de invierno

También se dice que los resfriados son una manifestación física de un problema psicológico. El invierno sería el momento para que las personas, que trabajaban en sintonía con las estaciones y la naturaleza, descansaran después de haber cosechado en otoño.

Eso, junto con la disminución de las horas de luz diurna, haría que el invierno sea un tiempo para un mayor descanso y sueño.

Ahora que forzamos a nuestros cuerpos a trabajar más y más horas contra la naturaleza, los resfriados son nuestra forma de obligarnos a descansar. 

Como no podemos tomarnos días libres solo para quedarnos en cama, nuestro cuerpo nos enferma, por lo que tenemos una excusa para quedarnos en casa y dormir o con suerte que alguien nos cuide durante el resfriado.

Prepárate para este invierno y limpia desde antes filtros de aire, compra antigripales, trata de evitar estar todo el tiempo encerrado, lleva una alimentación sana y ejercicio continuamente para así evitar el plagio y contagio por resfriados.