Mujer con tacones negros

Olvídate del dolor de pies

El desgaste, las espuelas del hueso del talón y la falta de movilidad en el pie pueden provocarte dolor leve o intenso.

El músculo débil del pie también puede provocar dolor con el tiempo y para que conozcas más sobre el dolor de pies, te explicamos a continuación:

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Una persona que puede quejarse de dolor de pies o fascitis plantar puede presentar signos como dolor en los primeros pasos cuando se despierta por la mañana y dolor general en el talón o el arco del pie.

La razón de esto es porque las cobijas y mantas que usamos por la noche pueden mantener nuestros pies flexionados, lo que significa que los dedos apuntan hacia abajo.

El dolor en el pie puede desaparecer después de esos primeros pasos por la mañana, pero puede regresar con una posición prolongada o caminando, por lo que recurrir a medicamentos compuestos con ketorolaco ayudará a que tus músculos se relajen, evitando que sientas más dolor.

Una persona que tiene una altura del arco superior a la normal o incluso pies planos también puede desarrollar fascitis plantar.

Remedios caseros para aliviar el dolor de pies

Estiramiento

Manos estirando un pie

Los estiramientos deben mantenerse durante 30 segundos con un mínimo de tres repeticiones.

Prueba esto 2-3 veces al día, el propósito de esto es que estires todos los músculos de tus piernas, pantorrillas y sobre todo, los músculos, tendones y toda tu fascia plantar

 

Masaje con hielo

Si el dolor de pies y la inflamación son el problema principal, también puede ayudar rodar el pie sobre una botella de agua congelada o una lata de refresco en el suelo.

Prueba esto durante aproximadamente 8 a 10 minutos, verás que poco a poco recuperarás la movilidad normal de tus piernas, de tus pies y ayudará a desinflamar tu cuerpo.

Fortalecimiento

Una gran parte de los pacientes con dolor en los pies tienen músculos débiles. Los ejercicios como levantamiento de pantorrillas, flexiones de los dedos de los pies y arrugas de la toalla pueden ayudar.

El ejercicio de equilibrio también puede ayudar a aumentar la estabilidad y la fuerza, lo que puede ayudar con el dolor.

Modifica algunas actividades

A veces, ¡simplemente necesitas darle un descanso a tus pies! Trata de disminuir la cantidad de tiempo de pie durante una semana o 2 semanas.

Lo que también ayuda es que por las noches suban tus pies sobre una almohada alta o recargues tus piernas sobre la pared, así la circulación será mejor.


¿Qué pasa si los remedios caseros no ayudan?

Férulas nocturnas

A veces se prescriben férulas nocturnas para pacientes con fascitis plantar. Para evitar esto realiza un ligero estiramiento en la fascia plantar mientras duermes. En ocasiones las férulas causan molestias, pero ayudan a disminuir el dolor de pies de forma satisfactoria.

Ortesis

Si eres de las las personas con arcos altos o bajos, puedes encontrar comodidad en una plantilla ortopédica o zapato de ajuste personalizado. Esto puede disminuir cualquier estrés anormal en tus pies.

Terapia con láser

Muchos eligen la terapia con láser para aliviar el dolor de pies. Si bien este no es uno de los remedios caseros para las espuelas del talón u otros tipos de dolor en el pie, es una opción útil en la fisioterapia. El láser también es útil para tratar otras partes del cuerpo, como dolor de rodillas, caderas, etc.

Inyecciones

Las inyecciones de corticosteroides en el sitio de la lesión son una opción para disminuir el dolor y la inflamación, pero no deben ser la primera línea de defensa.

¡Te sugerimos atender el dolor de pies de inmediato! Como ya pudiste ver, las consecuencias puedes ser graves… ¡Más vale prevenir! Esperamos que este artículo te haya servido. 😉