dibujo de corazon con barometro

La hipertensión arterial es una condición común y cuando no se trata, puede causar daños en el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo.

El daño a estos órganos puede causar enfermedades del corazón, un infarto, insuficiencia cardíaca, apoplejía, insuficiencia renal, pérdida de la visión y otros problemas.

Medicamentos para la hipertensión

Use uno de los medicamentos genéricos como verapamilo que se usa para tratar la hipertensión y presión arterial alta y controlar la angina (dolor en el pecho).

Las tabletas de liberación inmediata también se usan solas o con otros medicamentos para prevenir y tratar los latidos cardíacos irregulares.

El verapamilo pertenece a una clase de medicamentos genéricos llamados bloqueadores de los canales de calcio. Actúa relajando los vasos sanguíneos, de modo que el corazón no tenga que bombear con tanta fuerza.

También aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación del corazón, y disminuye la actividad eléctrica del corazón para controlar la frecuencia cardíaca.

Además de tomar medicamentos, hacer cambios de estilo de vida también le ayudará a controlar su hipertensión y presión arterial.

¿Qué pasos se pueden dar para lograr reducir la presión arterial?

La piedra angular para prevenir la hipertensión arterial o reducir las cifras de presión (cuando ya se ha diagnosticado la HTA) es cambiar a un estilo de vida saludable, reducir el contenido de grasas saturadas y colesterol y aumentar la ingesta de hortalizas, productos lácteos desnatados, fibra dietética y soluble, cereales integrales y proteínas de origen vegetal.

Este estilo de vida saludable incluye igualmente la reducción de peso, el abandono estricto del tabaquismo y el ejercicio físico regular.

Modificaciones del estilo de vida

Te recomendamos que hagas un nuevo régimen de cosas que incluyen:

  • Restricción de sal en la dieta. llegando a menos de 5 gramos de sodio al día.
  • Moderación del consumo de alcohol. Consumido de forma excesiva tiene un fuerte efecto hipertensivo.
  • Dieta balanceada. conteniendo vegetales, legumbres, fruta, cereales, productos lácteos bajos en grasa, pescado y aceite de oliva.
  • Pérdida de peso. Algunos estudios han demostrado que la pérdida de 5 kg reduce la presión arterial sistólica en 4,4 mmHg.
    El sobrepeso y la obesidad están relacionados con el incremento de la presión arterial, diabetes, enfermedad cardiovascular y mortalidad.
  • Actividad física regular. Estudios epidemiológicos sugieren que la actividad física es beneficiosa para la prevención y el tratamiento de la hipertensión, y disminuye factores de riesgo cardiovascular y mortalidad. Se recomiendan 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado, de 5 a 7 días a la semana.
  • No fumar. El tabaco es el mayor factor de riesgo para enfermedad cardiovascular y cáncer.